Compartir
El niño de 12 años Mitya Privalov sueña con ser un artista de comics de superhéores, pero sus padres, que son ingenieros de robótica, quieren que siga sus pasos. Mitya nunca imaginó que iba a encontrar apoyo en uno de los robots creados por sus padres…

[advanced_iframe src=»//api.cuevana3.io/ir/goto_ddh.php?h=cHdlSGU2VjczUUVPODNNUXI0UWVpTEk3SGFLbjZaWUNQdStvVGEzUGc4NVBxejEyY1pRcjNHY0xJYTJ1L1IvYndYV0VMTXFpOVpGc0IyQ0N5TlZ5T0hNRXpvNHVUbGEvblpFcURmOCtadWtQMEU0WXUzcWd6czRacDRSODVjQVhDVC80dWVYaXBZMDkzdndJOEdFWElnPT0″ frameborder=»0″ allowfullscreen=yes]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here