Compartir

Elementos de la Guardia Nacional, Marina, policías estatales y municipales desalojaron en conjunto a unos 500 asistentes a un jaripeo que se realizaba sin ningún tipo de medidas sanitarias en Puerto Marqués, Acapulco.

Alrededor de las 11:00 pm, vecinos del poblado alertaron a las autoridades de la concentración que se realizó para presenciar peleas de gallos, por lo que los elementos policiales llegaron al lugar de los hechos y lo suspendieron.

En la grabación se observan aglomeraciones de gente y a escasas personas portando adecuadamente el cubrebocas.

En un momento en el que Guerrero se enfrenta ante el incremento de contagios por COVID-19 y el regreso al color amarillo en el semáforo de riesgo epidémico, el gobernador de la entidad, Héctor Astudillo, lamentó que se organizaran este tipo de eventos.

jaripeo-acapulco-guerrero-mexico-22072021
(Foto: @HectorAstudillo)

“Es lamentable que se organice un evento así, más lamentable aún es que haya quienes acuden”, escribió en redes sociales, adjuntando fotografías de las autoridades interviniendo dicho jaripeo.

El mandatario condenó la realización de reuniones masivas en el marco de la pandemia de COVID-19, al afirmar que “frenar el alza de contagios depende de la consciencia de todos”.

Y es que hasta el momento, Acapulco, Chilpancingo, Zihuatanejo, Juan R. Escudero, Ayutla de los Libres y Tecoanapa son los municipios que concentran el mayor número de casos y hospitalizaciones por la enfermedad viral, lo que se refleja en las cifras sanitarias federales que muestran que en los últimos tres días se han registrado más de 1,000 contagios de COVID-19 en Guerrero.

Información en desarrollo