Compartir
Semanas atrás, Elon Musk estuvo presente de forma virtual en el MWC 2021 en Barcelona.
REUTERS/Nacho Doce/File Photo
Semanas atrás, Elon Musk estuvo presente de forma virtual en el MWC 2021 en Barcelona.
REUTERS/Nacho Doce/File Photo (NACHO DOCE/)

El servicio de internet satelital Starlink, de la compañía SpaceX, pronto admitirá jugar videojuegos en línea de forma competitiva. Así lo señaló esta semana su CEO, Elon Musk, en Twitter. Sostuvo que podrá ser posible debido a las próximas mejoras de latencia, el tiempo que se tarda en enviar datos de un punto al siguiente.

Ping -herramienta de diagnóstico que permite hacer una verificación del estado de una conexión- debería mejorar drásticamente en los próximos meses. Nuestro objetivo es menos de 20 ms (milisegundos)”, señaló Musk.

“Básicamente, deberías poder jugar a juegos de disparos en primera persona (FPS) competitivos a través de Starlink“, tuiteó. Actualmente, las latencias de la red de internet satelital de SpaceX pueden variar desde más de 20 ms hasta 88 ms. Como resultado, hoy ya se puede jugar a través de Starlink, pero con un retraso significativo durante una partida de un juego de disparos en primera persona en línea, dependiendo de la calidad de la conexión.

El objetivo de la empresa es reducir las latencias a menos de 20 ms a finales de este año. Para lograr esto, Musk dijo que SpaceX está trabajando para establecer más estaciones terrestres Starlink en todo el mundo. Estas estaciones terrestres están conectadas a redes de fibra locales y transmiten los datos de internet a los satélites Starlink en órbita. Además, la empresa está trabajando para optimizar el enrutamiento de paquetes de internet a través de la red.

Starlink en América Latina

Starlink
El tren de satélites de Starlink, el servicio de internet satelital de SpaceX

Starlink probará su servicio en dos pueblos hoy desconectados de Chile. La noticia ha sido anunciada por el gobierno chileno semanas atrás. Así, se convertirá en el primer país de América Latina en donde se puedan hacer pruebas de su funcionamiento.

La compañía de Elon Musk acordó con el gobierno proporcionar internet satelital a 2 comunidades rurales y/o aisladas con problemas de conectividad digital, mediante un permiso especial para que la empresa realice sus operaciones sin fines comerciales. Esta información ha sido difundida en un comunicado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones de Chile.

“Starlink fue diseñado para comunidades remotas como las de Caleta Sierra y Sotomó”, dijo Gwynne Shotwell, presidenta y directora de operaciones de SpaceX, en el comunicado. Caleta Sierra es una pequeña localidad ubicada en la Región de Coquimbo, más de 400 km al norte de Santiago, donde viven cerca de 170 personas mayormente dedicadas a la pesca artesanal, buceo y extracción de algas en sus costas en el océano Pacífico. Por su parte, Sotomó es un pueblo con un centenar de habitantes ubicado unos 950 km al sur de Santiago, enclavado a orillas del río Puelo y al cual sólo se puede acceder por vía fluvial.

Starlink ha prometido un potencial de descarga que oscila entre 50 a 150 Mb/s, con una latencia (tiempo que se tarda en enviar datos de un punto al siguiente) de 20 a 40 milisegundos. Para realizar la conexión, la compañía entregó kits satelitales que brindarán servicios gratuitos de internet durante un año. Transcurrido este tiempo, se acordó que el costo será absorbido por los municipios.

Por otro lado, el servicio ya tiene licencia para brindar servicio de internet de banda ancha en México, Colombia y Argentina. En este último caso, la compañía que solicitó la licencia es Tibro Netherlands B.V. Sucursal Argentina, que deberá coordinar con Arsat (la empresa de telecomunicaciones del Estado) los aspectos técnicos de la implementación, puesto que, a pesar de tener la licencia, aun no está en condiciones de operar.

SEGUIR LEYENDO:

Facebook comenzó a notificar cuando una publicación es moderada por mecanismos automáticos

Elon Musk en el MWC 2021: la inversión multimillonaria de Starlink, su servicio de internet satelital, y una promesa para agosto