Compartir
El comisario europeo de Presupuestos, Johannes Hahn, este miércoles en Estrasburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND
El comisario europeo de Presupuestos, Johannes Hahn, este miércoles en Estrasburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND (JULIEN WARNAND/)

Estrasburgo (Francia), 9 jun (EFE).- Los principales grupos de la Eurocámara insistieron este miércoles a la Comisión Europea en que active cuanto antes el nuevo mecanismo que permitirá congelar fondos comunitarios a los países que violen el Estado de Derecho y avisaron de que, de no ser así, podrían recurrir al Tribunal de Justicia de la UE para que lo haga.
En un debate con el pleno de la Eurocámara, el comisario europeo de Presupuestos, Johannes Hahn, explicó que la Comisión prevé presentar «a mediados de junio» las directrices que está elaborando sobre cómo aplicar esta regulación para recabar la opinión de los eurodiputados y los Estados miembros sobre las mismas.
«No se perderá ningún caso», insistió Hahn, quien explicó que desde que la regulación entró en vigor el 1 de enero la Comisión está evaluando posibles violaciones del Estado de Derecho que afecten de forma suficientemente directa a la buena gestión del presupuesto comunitario o a los intereses financieros de la UE y, por tanto, sean susceptibles de ser penalizadas.
Esta norma permitirá por primera vez paralizar el desembolso de fondos comunitarios cuando se detecten violaciones de principios como la independencia judicial, la igualdad ante la ley o la separación de poderes.
Aunque formalmente entró en vigor a inicios de año, el TJUE está estudiando su legalidad después de que Hungría y Polonia, principales opositoras del mecanismo por considerar que va dirigido contra ellas, recurrieran para pedir su anulación.
El Ejecutivo comunitario se había comprometido a elaborar unas directrices para dar más garantías de que la norma se aplicaría de forma imparcial entre los países y, aunque inicialmente había indicado que esperaría a conocer la sentencia para redactarlas, ha decidido adelantar la publicación.
Sin embargo, Bruselas no prevé empezar a utilizar el mecanismo hasta principios de otoño, cuando ya haya veredicto.
En este contexto, el Partido Popular Europeo, el grupo de los Socialistas y Demócratas, los liberales de Renovar Europa, los Verdes y la Izquierda en la Eurocámara pidieron hoy a Bruselas que empiece a actuar ya.
El pleno votará mañana una resolución en la que, según el borrador, piden al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, que inste a la Comisión en un plazo de dos semanas a cumplir sus obligaciones en virtud de esta regulación, así como empezar los preparativos para llevar al Ejecutivo comunitario ante el TJUE si no actúa.
«Es de la mayor importancia que la Comisión Europea aplique la regulación cuanto antes», dijo el eurodiputado popular Petri Saavaarma, ponente de la regulación en el Parlamento, quien insistió en que los primeros casos tendrán que preparase «del mejor modo posible» para que no puedan ser anulados por la Corte cuando los Estados afectados recurran.
Por su parte, el liberal Moritz Körner advirtió de que su grupo «no aceptará la adopción de directrices como acción» por parte de la Comisión.
Por el contrario, el grupo de los Conservadores y Reformistas y el de Identidad y Democracia, que agrupa a la extrema derecha, consideraron que el mecanismo viola los tratados y la soberanía nacional.
El comisario Hahn insistió en que la Comisión está trabajando para identificar posibles violaciones del Estado de Derecho y estudiando las denuncias que les llegan y en que, una vez tengan base suficiente para aplicar la regulación, lo notificarán al Estado afectado.
«No veo ninguna justificación para plantear una acción judicial contra la CE», dijo.