Compartir
EFE/EPA/YOAN VALAT
EFE/EPA/YOAN VALAT (YOAN VALAT/)

París, 10 sep (EFE).- El ministro de Agricultura de Francia, Julien Denormandie, cuestionó este viernes la calidad de las pechugas de pollo que se importan de Brasil y dijo que «no tienen el mismo impacto para salud de los niños» que una carne procedente de Francia.
«No hay que engañarse: dar una pechuga de pollo procedente de Brasil o de Ucrania a nuestros hijos no tiene sencillamente el mismo impacto para su salud que una pechuga de pollo francesa», dijo Denormandie, en una feria agrícola en Corbières-en-Provence (sur de Francia).
«Vamos por fin poner en marcha la famosa regulación del origen de la carne. A partir de 2022, será obligatorio en todos los comedores públicos o privados indicar la procedencia de la carne», agregó.
Según el ministro, «cuando un padre vea que la carne viene de Brasil o Ucrania, quizá se le despierte la consciencia».
Las declaraciones de Denormandie se producen cuando Francia ha paralizado el acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur, del que forma parte Brasil, alegando que el bloque sudamericano no cumple con las reglas medioambientales y sanitarias europeas.
Su intervención se produjo en una feria en la que el presidente francés, Emmanuel Macron, también habló sobre «la soberanía» agrícola de Francia.
«No vamos a importar productos de fuera supuestamente con unas reglas sanitarias menos estrictas que las nuestras. Eso es absurdo», comentó.
El Jefe de Estado habló además de la reducción del uso de fitosanitarios, como el glifosato, y juzgó que es una cuestión que hay que abordar «en el ámbito europeo».
«No sirve que nosotros reduzcamos los fitosanitarios, si el esfuerzo en un país vecino no es el mismo y la estrategia no es la misma», alertó. Macron dio a entender que así se crea una competencia desleal entre países del bloque europeo.
Asimismo, asumió que solo sustituirá los pesticidas cuando haya un sustituto menos nocivo. En el caso de los insecticidas de neonicotinoides, considerados un riesgo para la población de abejas, reconoció que lo mantienen por falta de alternativa.