Compartir

Mensaje Florencia Kirchner internacion

Florencia Kirchner fue dada de alta tras su internación en el sanatorio Otamendi, al que ingresó el martes a la noche, y utilizó sus redes sociales para enviar un mensaje con críticas y agradecimientos.

“Gracias a todxs por sus mensajes y ese tanto amor. Me estoy recuperando bien por el momento. No fue Covid-19 como informaron falsamente (para variar) algunos medios”, comenzó la hija de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Y continuó: “Gracias al sanatorio Otamendi y a todo el equipo de medicxs, enfermerxs y personal auxiliar que me atendió tan atentamente”.

Mensaje Florencia Kirchner internacion

Luego, en una tercera historia de Instagram, Florencia le agradeció personalmente a una de las profesionales: “Nora, enfermera que también se encontraba cuando nació Hele, quien le tejió un suéter de recién nacida en su momento, me dejó esta escarapela hecha por ella que usaré con mucho cariño”.

Para finalizar, publicó unas fotos de unos libros que leyó durante la internación y agradeció a las editoriales que se los mandaron.

Florencia Kirchner entró al Otamendi el martes a la noche y, según explicaron fuentes médicas, le drenaron un absceso (acumulación de líquido infectado en el cuerpo). Es un procedimiento sencillo, que generalmente se realiza con una aguja o un catéter a través de la piel.

Mensaje Florencia Kirchner internacion

La cineasta de 30 años debió quedarse un día más de lo previsto porque se encontraba dolorida pero su cuadro de salud siempre fue muy bueno, aclararon desde el sanatorio.

“El Sanatorio Otamendi informa que la paciente Florencia Kirchner se encuentra cursando su segundo día de internación general por proceso infeccioso. Su estado de salud es bueno y evoluciona favorablemente del cuadro que generó su internación”, informó en su momento la directora médica de la clínica, Marisa Lanfranconi.

La joven realizó un tratamiento médico por más de un año en La Habana, Cuba, y volvió a la Argentina en marzo de 2020. También a través de Instagram, habló en una oportunidad sobre su enfermedad -estrés postraumático y un linfedema en las piernas- y criticó fuertemente a los medios, al macrismo y a la Justicia: “Un tiempo antes de que según los medios de comunicación dejara de ser una pendeja frívola para pasar a ser la capa de la mafia, con una mente por encima del rango normal, dado que con 12 años ya vivía una vida ilícita”.

Y agregó: “Cada vez que el Macrismo generaba un nuevo hundimiento, sabía que era una semana de mi nombre difamado por todos lados, de los orangutanes de la justicia metiéndose en mi casa y haciendo conmigo lo que querían, fuera de cualquier marco legal”.

El mensaje fue escueto pero concluía de manera contundente: “Se había vuelto un plan sistemático. Me enfermaron, sí, pero jamás lograron que odiara mi nombre”.