Compartir
REUTERS/Marcos Brindicci
REUTERS/Marcos Brindicci (MARCOS BRINDICCI/)

Hoy, 10 de junio, conmemoramos el “Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico”. La fecha, instituida por la ley 20.561 del 14 de noviembre de 1973, no fue elegida al azar, sino en honor al decreto de creación de la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos del día 10 de junio de 1829.

En el mismo acto de creación se designaba como Comandante-gobernador a Luis Vernet para, entre otros objetivos “…hacer observar por la población de dichas Islas las leyes de la República y cuidar en sus costas la ejecución de reglamentos sobre pesca de anfibios”. Este decreto -que lleva la firma del gobernador de Buenos Aires, Martín Rodríguez- fue un hecho de enorme trascendencia para la Argentina y para nuestros derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas. Si bien desde 1810 nuestro país ejerció de manera permanente sus derechos en esta región en condición de legítima heredera de España, se le delegaba al Comandante algo fundamental en relación al ejercicio efectivo de soberanía: preservar los recursos naturales de Malvinas, en particular la fauna marina que los buques de otros países – principalmente de Estados Unidos, Francia o Gran Bretaña- venían a extraer.

Dentro de sus atribuciones como comandante político militar y como responsable de hacer cumplir las normas impuestas por nuestro país, Vernet apresó en 1831 a tres barcos pesqueros norteamericanos, lo que provocó que Estados Unidos enviara la Corbeta USS Lexington a atacar Puerto Soledad y destruir gran parte del poblado.

Tras los mismos intereses, también la corona británica ocupó por la fuerza las Islas Malvinas en 1833 y desalojó a la población argentina que allí vivía. A partir de ese momento, el Reino Unido no solo usurpa nuestro territorio, sino que expolia ilegal e ilegítimamente la inmensa riqueza que poseen esas zonas australes. También esa ocupación ilegal es utilizada como argumento por los británicos para reclamar la soberanía sobre una importante parte del Sector Antártico Argentino.

Hoy, a 192 años de la creación de la Comandancia Política y Militar de Malvinas, reafirmamos que los derechos de soberanía de la Argentina sobre las Islas siguen teniendo la misma legitimidad, la misma fuerza y el mismo consenso entre las naciones de América Latina y del mundo.

Después de 188 años de la usurpación británica, Reino Unido mantiene idénticos propósitos que cuando invadió las Islas por la fuerza: llevarse las riquezas que pertenecen a los 45 millones de argentinos/as, controlar el geopolíticamente estratégico paso bioceánico, aspirar a la soberanía en nuestro Sector Antártico y consolidar una base militar que protege su ambición colonial y representa una amenaza armada para toda la región.

Además de nunca haber consentido la usurpación británica y de haber protestado ininterrumpidamente contra este acto violatorio del derecho internacional, en todo este tiempo nuestro país ha mantenido imperturbable el objetivo de recuperar el ejercicio efectivo de la soberanía sobre las Islas. En línea con esa conducta histórica, el presidente Alberto Fernández ha recolocado a la causa Malvinas en la agenda principal de la política exterior de la Argentina. Y en esa dirección ha procurado generar las condiciones de consenso para avanzar en estrategias que fortalezcan el reclamo de soberanía y que promuevan el desarrollo económico a partir de integrar el territorio y las riquezas que nos pertenecen en el Atlántico Sur.

El desafío de la hora es alejarse tanto de las políticas que renuncian a reclamar con firmeza por nuestros justos derechos, como de las que reducen nuestra acción a la retórica exaltada que, vacía de contenido, no construye ningún sendero cierto que permita transitar con éxito el camino a la recuperación del ejercicio de la soberanía. Es necesario elaborar y llevar adelante con decisión estrategias concretas que permitan aprovechar las nuevas condiciones del orden mundial para fortalecer el reclamo y, al mismo tiempo, defender nuestros recursos naturales consolidando nuestra presencia efectiva en el Atlántico Sur y la Antártida. Con este último objetivo hoy, junto con el Presidente de la Nación y los Ministros de Relaciones Exteriores y de Ciencia y Tecnología, estaremos presentando un conjunto de programas de investigación científica que reforzarán nuestra vocación de soberanía.

Nos comprometemos a seguir trabajando para construir políticas de Estado tendientes a lograr que el Reino Unido se avenga a retomar el diálogo bilateral al que exhortan las Naciones Unidas en su Resolución 2065. Un diálogo indispensable, que se torna en el único camino para terminar con el colonialismo y recuperar el ejercicio de la soberanía en nuestras Islas Malvinas.

El pueblo argentino vuelve a ratificar, tal como lo ha hecho con convicción a lo largo de la historia, manteniendo en alto el legado de quienes combatieron y quienes dieron la vida en la lucha por las Malvinas, el reclamo pacífico por el fin del colonialismo y el ejercicio pleno de soberanía sobre dichos territorios, hasta que nuestra bandera vuelva a flamear sobre las Islas.

SEGUIR LEYENDO

Argentina rechazó el lanzamiento de misiles británicos desde las Islas Malvinas